Ale Cantú — Aprende a gestionar tu crítico interno cuando buscas trabajo en el exterior



¿Cuánto tiempo gastas preocupándote por no ser lo suficientemente bueno o estar lo suficientemente preparado para encontrar un trabajo en el exterior

Apuesto a que más de lo que quisieras, ¿verdad? 

Esta es una de las situaciones comunes que trabajo con mis clientes en mis procesos de coaching. 

De hecho, me gustaría empezar por contarte la historia de una cliente.

María es ingeniera química y era muy exitosa en su país. Tenía más de 5 años de experiencia en su campo, una amplia formación profesional que incluía un postgrado y buenas cartas de recomendación por parte de sus antiguos empleadores en su currículum. Pero tan pronto viajó a Bruselas en busca de una nueva vida y nuevas oportunidades profesionales, empezó a sentir que, a pesar de todo lo anterior, no era tan buena.

Se sentía menos, porque se comparaba constantemente con los demás. Creía que no ser nativa, ni tener su francés perfecto, la hacía menos merecedora. No se animaba a aplicar al tipo de empleos que encajaban con su perfil, y terminó deprimiéndose y cambiando la felicidad y la buena actitud con la que tomó el avión rumbo a su nuevo destino por una tristeza infinita que la hacía pensar ¿yo qué vine a hacer aquí?

Un claro síntoma del síndrome del impostor y, por supuesto, unos pensamientos muy comunes de alguien que le da el control a su crítico interno. Pero….

¿Qué es el crítico interno?

En palabras simples, el crítico interno es esa vocecita interior que todos tenemos y que con frecuencia es un juez muy crítico y despiadado que nos dice cómo deberíamos vivir o no nuestra vida. 

La vocecita que nos llena de “peros”, “deberías”, “tendrías” y – por supuesto – la misma que nos hace sentir inseguros, porque también nos recuerda los peores escenarios posibles y las cosas que, según ella, no somos capaces de hacer. 

Así que, la pregunta que me gustaría responder en este artículo sería cómo podemos aprender a gestionar esa voz.

5 consejos para gestionar tu crítico interno

Cada vez que inicio un trabajo de coaching con personas que, como María, pierden su confianza y dejan que las emociones tomen el control, el primer paso que les propongo es darle espacio a esas emociones y a los sentimientos que se desprenden de ellas, reconociéndolos. 

¿Qué te hace sentir mal? 

Porque el truco para gestionar a tu crítico interior no es otro que ponerle atención y entender de dónde viene esa conversación.

Aquí 5 consejos para comenzar.

1. Descubrir la raíz del problema

Como te dije antes, el primer paso es reconocer este sentimiento tan incómodo. No es bonito, no gusta, a veces cuesta y duele, pero es necesario.  

Necesitamos saber en qué momento empezaste a desarrollar la tendencia de ser tan crítico contigo mismo.

Porque, aunque no lo creas, la mayoría de nuestros hábitos y patrones de conducta vienen de la infancia. 

2. Descubrir si esas críticas provienen de ti o de alguien más

Vivimos influenciados por muchos factores. La sociedad en la que vivimos, nuestra cultura, religión, familia, compañeros de trabajo, amigos, medios de comunicación, etc. Por lo tanto, es normal que adoptemos creencias y pensamientos que no nos pertenecen, pero que tomamos como nuestros. 

En el caso del trabajo en el exterior, cuantas veces no nos hemos desmotivado al conocer la experiencia negativa de alguien más y asumimos que nos va a pasar lo mismo, sin darnos ni siquiera la oportunidad de probar. 

Reconocerlo nos va a ayudar. 

Una vez que comprendas de dónde viene tu crítico y a quién pertenecen realmente esos pensamientos, podrá reconocer cuando debes o no escuchar.





Source link

Comparte si te a gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a nuestro boletín y obtén descuentos exclusivos en tus viajes!

Ingresa tu correo electronico y disfruta de los beneficios de ser parte de nuestra comunidad de viajeros!

Subscribe!